El día que me sienta mal no me pongo en manos de nadie. Me boto yo mismo en el cajón de la basura.
Fragmento de la novela El coronel no tiene quién le escriba por Gabriel García Márquez. (via poesia-en-la-lengua)
Y si el corazón llora
yo le pido que se calle,
que amores como el tuyo
se encuentran en la calle.

Hector Lavoe  (via hachedesilencio)

(Source: alexisesuncronopio)

Como aquella vez que te inhalé y tú me exhalaste.
Bostezando sonrisas (via hachedesilencio)

(Source: bostezarsonrisas)

Te hubieras quedado, aprendí a querer más bonito.
(via huelesalluvia)
Tengo nostalgia de la adolescente que estoy dejando de ser. Crezco, y me da miedo madurar y convertirme en una adulta. Echo de menos la persona que era, porque cuando miro atrás veo que era feliz aunque me parece que no lo sabía. Y quizás es que me desengaño de la vida poco a poco, y me doy cuenta de que no existen las historias felices ni los príncipes azules. Sentada frente a mi ordenador en el mismo lugar de siempre veo que pasa el tiempo, y todo el mundo se transforma en alguien que se parece vagamente a la persona que recuerdo. Pero no son ellos. Y lo pero de todo, es que yo tampoco sé quién soy.
indirectas.tumblr.com  (via hachedesilencio)
Algunas personas se vuelven terriblemente tristes cuando aún son jóvenes. Sin un motivo en especial, pareciera. Casi como si hubiesen nacido así. Se lastiman más fácilmente, se cansan más pronto, lloran y recuerdan más. Y, como digo, se vuelven tristes antes que nadie en el mundo. Lo sé, pues soy uno de ellos.

go-to-the-devil:

El vino del estío - Dandelion wine, Ray Bradbury.